Proteger el medio ambiente implica resguardar los derechos humanos